Son las cinco de la mañana

Estaba en la tristeza soledad

En la compañía de mis amigos  

No sentía la afectuosidad

Un estado como los lloraduelos

 

Una noche de tanta oscuridad

Trajo esa regalo de sentimientos

Encontré un parejo con dificultad

La falta de palomas amorosos

 

Paralicame Eros con su flecha

Manchado de ardiente sangre humilde

Quitame esa canción cronómetro

 

Un paso de tiempo insatisfecha

Convertí en un valiente rebelde

Encontré mi felicidad adentro

Sentiemientos

Ya pasó siete días—una semana—en que no he hablado contigo…

Has salido a vacaciones para relajar y disfrutar su tiempo.

Estás en un nuevo país, que tiene naturaleza, cultura y personas diferentes.

¡Estoy seguro de que vas a divertirte!

Yo he estado acá. No te preocupes sólo estoy trabajando y nada más.

Espero que eso sea tu realidad también.

Pero sé que no es.

Diviértete.

¿Tienes que “aprovechar” las nuevas “experiencias” no?

Cuando vuelvas, vas a dar cuenta de un cambio.

No en mi carácter–sino en la tuya.

Ojala que puedas mantener la calma con sus decisiones porque sé que mi mente no está contenta con la mía por ser tan deseoso.